Lo que debes saber acerca del coronavirus (COVID-19).

Conoce más

Consejos para manejar tu posesión más valiosa: El Tiempo

Mucha gente tiene algo que considera bien valioso en su vida. Para algunos puede ser su hogar, su carro, sus prendas y hasta las experiencias que han tenido. Pero lo más valioso para el ser humano no es algo que poseen sino, algo que usan. Se llama tiempo y es lo único en la vida que es verdaderamente tuyo.

 

No importa si piensas que tu tiempo está comprometido en tu trabajo o en cuidar a tu familia, la verdad es que la decisión de cómo usarlo es estrictamente tuya. Ahora, lograr un buen balance en tu decisión de dónde y cuánto invertir en tu trabajo, tu familia o en ti es súper importante para ti y para tu salud en muchos de sus ámbitos.

 

Cuánto invertir

Hasta los 1920 se acostumbraba trabajar 6 días a la semana, a veces hasta más de 10 horas diarias. El trabajo en esa época era más físico y eso fue característico de la Revolución Industrial. Ahora mismo nos encontramos en la Revolución Digital. Ya muchos se dedican a procesar información o transformar información a través del pensamiento. Pero todavía quedan hábitos de la era industrial en nuestra era moderna. Uno de ellos es la creencia de que mientras más horas le dedicas, más logras.

 

En la era digital la mente es el órgano que más se usa y el que más energía consume. La función de la mente es tomar decisiones; desde qué comer y otras más complejas como analizar una situación para determinar el mejor plan de acción. Toda decisión consume energía lo que provoca que la mente se canse y tengas fatiga mental.

 

Es bien importante poder reconocer cuando estás entrando en fatiga mental. Algunas señales son que te encuentras leyendo lo mismo 3 o 4 veces para poder entenderlo o hasta hacer las decisiones más sencillas te toma un gran esfuerzo. Esto puede afectar tu rendimiento en el trabajo y tu vida familiar y tu salud.

 

Logrando el balance

Las vacaciones son esenciales para la salud mental. Lo mejor de todo es que puedes tomar vacaciones diarias que pueden durar desde 15 minutos hasta 8 horas o puedes tomar vacaciones largas de semanas o meses.  Lo esencial es que las tomes.

 

Una manera de comenzar es crear el hábito de tomar vacaciones microscópicas de 15 minutos después de cada dos horas de concentración. Puedes cerrar los ojos y meditar o levantarte a caminar un poco. Haz algo completamente diferente y sin tener que tomar muchas decisiones. Verás cómo regresas a tus tareas refrescado con la mente mucho más clara.

 

Las otras vacaciones son un poco más largas de 8 horas diarias. Estas son las más importantes para tu productividad, ya que son las que le vas a dedicar a tu vida, ya sea a tu familia o a tus pasatiempos como leer, hacer ejercicio, escuchar música, ver una película, etc.

 

 

Tú estás en control de tu recurso más preciado por eso aquí te damos unas sugerencias de cómo manejarlo mejor para que tengas más balance y felicidad en el trabajo, y en tu vida.

 

Organízate.

Cada mañana haz una pequeña lista de lo que quieres lograr ese día. Esto te ayudará a enfocarte y a reducir la cantidad de decisiones que tienes que tomar. Así serás más eficiente.

 

Conócete

Si eres más productivo por la mañana, haz las tareas que más esfuerzo requieren temprano y deja los otros para la tarde. Así trabajarás con mayor efectividad.

 

No lo dejes para después

Dejar las cosas para luego utilizar más energía mental que hacerlas al momento. Sal de esas tareas y te liberas de tener que pensar en ellas.

 

Respeta tu horario

Ahora con la pandemia y el poder trabajar desde cualquier lugar a cualquier hora se ha hecho más difícil lograr un buen balance de trabajo/vida. Asigna horas de tu vida para el trabajo y horas para estar con tu familia o haciendo cosas para ti. Esto te ayudará a siempre a estar más refrescado y sin el sentido de culpa por estar “abandonando” un sector importante de tu vida como lo es la familia o tu bienestar.

 

La mente es maravillosa

Muchas veces las mejores soluciones a problemas que has estado estudiando o evaluando te llegan cuando ni siquiera estás buscándolas; en la ducha, guiando, haciendo ejercicios, etc. A veces es bueno “alimentar” la mente de toda la información, posibilidades y después hacer otra tareas completamente diferentes para dejar que la mente trabaje en el “background”.  Recuerda que el exceso de análisis siempre lleva a parálisis. Distribuye bien tu tiempo y verás que todos los aspectos de tu vida mejorarán.