Lo que debes saber acerca del coronavirus (COVID-19).

Conoce más

¿Cómo Alimentarse en Cuarentena?

Por: Stephanie Marrero Colón, LND, RDN


No cabe duda que la situación actual ha sido un reto para muchos, en donde se nos ha afectado nuestra rutina diaria, incluyendo la forma en que nos alimentamos. Sin embargo, si lo observamos desde una perspectiva positiva, podemos hacer de este momento el perfecto para modificar nuestros hábitos alimentarios hacia unos más saludables. Podríamos comenzar por implementar una nueva rutina de alimentación en donde se pueda organizar la misma e incorporar alimentos que no solíamos consumir.

¿Cómo empezar?

  • Diariamente implementa alimentos frescos y mínimamente procesados, como frutas y vegetales frescos o congelados, cereales integrales (arroz, pastas y pan integral), granos (habichuelas, garbanzos, etc.), nueces, productos lácteos bajos en grasas, carnes blancas (pollo, pavo, pescados). Recuerda, todo aquel alimento que se recomienda para optimizar nuestra salud también son recomendados para mejorar el sistema inmune y reducir el estrés.
  • Evita los alimentos altos en azúcar refinada (galletas, bizcochos, dulces, chocolates). Los mismos, además de aportar una gran cantidad de calorías a la alimentación, también aportan un alto contenido de azúcar lo cual puede provocar adicción y hacer aún más retante el alcanzar una alimentación más adecuada. Procura no tenerlos disponibles en tu hogar para ayudarte a evitarlos.
  • Hazte amigo de la cocina y comienza a preparar tus alimentos. Una de las grandes recomendaciones para alimentarnos mejor es preparar los alimentos en nuestro hogar puesto que tenemos el control absoluto de la preparación y la porción a ser servida. No tienes por qué hacer platos muy complicados, pero si le encuentras el gusto a la cocina, experimenta con nuevas y divertidas recetas.
  • Para tus meriendas, siempre ten disponible meriendas saludables; si están a la vista y disponibles, muy probablemente sea lo que terminemos consumiendo. Podrías comenzar por merendar frutas frescas, un vaso de leche, yogur, queso, nueces, etc.  
  • Intenta cumplir con el consumo de tres comidas y 2-3 meriendas al día y evita comer por aburrimiento. Frecuentemente nos encontramos consumiendo alimentos solo por aburrimiento y no porque en realidad se tenga la necesidad fisiológica de comer. Distrae tu mente realizando otras actividades que te alejen de la cocina.
  • Hidrata tu cuerpo permitiendo que el agua sea el líquido que consumas durante el día y aléjate de las bebidas azucaradas como los refrescos, maltas y jugos en exceso.

¡Haz de este momento una nueva oportunidad para lograr una versión más saludable de ti!